Traslado provisional del Ciclo de Cocina del IES Juan de Aréjula ante la imposibilidad de volver a su edificio

Traslado provisional del Ciclo de Cocina del IES Juan de Aréjula ante la imposibilidad de volver a su edificio

Trasladar las clases prácticas a las cocinas del IES Gran Capitán, en la capital cordobesa, o habilitar un espacio adecuado en las del complejo educativo de Los Santos, donde aún persiste la Residencia Escolar Miguel Álvarez de Sotomayor, son las dos alternativas provisionales sobre las que trabaja la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía para los alumnos del Ciclo Medio de Cocina del IES Juan de Aréjula, tras elevarse a indefinida la clausura de las instalaciones de las plantas primera y segunda del edificio que ocupaban la Escuela Oficial de Idiomas y dicho ciclo formativo, hasta que se reparen los desprendimientos, goteras y humedades. Así lo ha confirmado en la mañana de hoy el delegado territorial de Educación, Antonio José López, en su visita a Lucena.

No obstante, ninguna de esas dos opciones convence al centro. La primera porque supondría reducir el número de horas de prácticas y las clases habrían de impartirse en horario de tarde, trasladando a profesores y alumnos a Córdoba. La segunda porque sería necesario trasladar todos los equipos de la cocina a un aula provisional y no exenta de problemas técnicos, como la ausencia de corriente trifásica.

Por ello desde el centro se aboga por dos alternativas más: la reparación puntual en las instalaciones para lo que queda de curso o la ubicación de las prácticas en el Multicentro La Manzana de Adán. En este último caso solo sería necesario alcanzar un acuerdo de arrendamiento con el propietario.

Entre el profesorado y alumnado preocupa la pérdida de horas de prácticas de las últimas semanas, que va en menoscabo de las competencias profesionales que deben demostrar los alumnos, pero también la posibilidad de que tras este episodio pueda sobrevenir la desaparición de este ciclo formativo de cara al próximo curso lectivo. Actualmente son 40 los alumnos que participan en este ciclo, 20 por curso, así como varios más de un curso de formación básica específica en cocina.

Menos problemas van a tener los alumnos de la Escuela Oficial de Idiomas que ya han sido acoplados en las aulas del IES Marqués de Comares.

¿QUIÉN PAGA LAS OBRAS?

Aunque el delegado territorial se mostró remiso a determinar si esta decisión será para unas semanas o par el resto del curso lectivo, el alcalde de Lucena, Juan Pérez, daba por hecho que es muy difícil que el alumnos de estos dos centros educativos pueda volver a sus aulas antes del inicio del nuevo curso. Y es que ayuntamiento y delegación provincial siguen esperando un informe definitivo sobre el calado de la intervención que será necesario ejecutar en el edificio, y, en función de ello, a quién le toca pagarla.

Hoy, Juan Pérez indicaba que el edificio es municipal, aunque en virtud del acuerdo de cesión del mismo a la Consejería de Educación es esta la que se hace cargo de reparaciones y mantenimiento. Sin embargo, dado que los daños parece que irán más allá de una mera reparación y pueden adquirir la consideración de estructurales, podría corresponder al consistorio hacer frente a la mayor parte del coste de las obras.

Así las cosas, y teniendo en cuenta la necesidad de elaborar un proyecto de actuación, licitarlo, adjudicar los trabajos y ejecutarlos, parece cuando menos arriesgado pensar que el alumnado pueda volver a las aulas en las que empezaron el curso.

Total Page Visits: 366 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.